Cuando el contribuyente hace una compra o venta de bienes o servicios igual o mayor 50.000 (al contado, crédito o pagos parciales), dentro del territorio nacional, debe respaldar con un documento de pago emitido por una Entidad Financiera.